La translucencia nucal consiste en la medición de un espacio sonoluscente o econegativo situado en la zona posterior de la nuca del feto. Se utiliza la técnica del ultrasonido para evaluar el riesgo de que el bebé presente síndrome de Down u otras anomalías cromosómicas, así como problemas cardíacos congénitos importantes.

embryoEl momento adecuado para realizar esta medición es la semana 12 aunque puede realizarse en la semana 10, 11 y 13.

Esta prueba está dentro del triple screening o cribado prenatal. Una prueba de cribado es aquella que permite filtrar a la población (embarazadas), seleccionando las que tienen más riesgo de un padecimiento, para continuar haciéndoles pruebas diagnósticas.

El cribado prenatal se llama triple por basarse en tres pilares:

  1. Edad de la madre: el riesgo aumenta con la edad.
  2. Analítica en sangre: se mide la BetaHCG y PAPP-a. Son dos hormonas del embarazo que se miden, preferiblemente, entre las 9 y 12 semanas.
  3. Translucencia nucal del feto, medido por ecografía como decíamos anteriormente.

Los bebés con anomalías tienden a acumular más líquido en esa zona durante el primer trimestre. Se considera que, a mayor grosor de la translucencia nucal mayor es la probabilidad de síndromes y anomalías cromosómicas.

babyAl igual que otras pruebas, la translucencia de la nuca fetal no te dará un diagnóstico definitivo. Esta prueba solo evaluará el riesgo de que tu bebé tenga ciertos problemas. Esto te ayudará a decidir si deseas someterte a un análisis de vellosidades coriónicas (CVS) o a una amniocentésis, para descubrir si tu bebé tiene algún problema.

En embarazos normales, la translucencia nucal llega a medir un máximo cercano a los 3 mm. A mayor grosor, mayor riesgo de complicaciones.

Si en algún momento esta prueba sale a la alza, intentad tranquilizaros. El avance de la medicina garantiza mayores soluciones para que, en la medida de lo posible, el desenlace del nacimiento del bebé sea siempre feliz.

Artículos Relacionados