Rotacismo es el nombre que se le da a la dislalia selectiva del fonema R.

Cuándo un niño/a aprende a hablar, poco a poco va adquiriendo la habilidad para pronunciar los distintos fonemas. Empiezan por los más sencillos, que suelen ser “gugu” “mama”, “papa”, “tata” etchasta llegar a los más difíciles. La letra “r”es una de las letras más complicadas de pronunciar junto a la “d” y la “z”.

No pronunciar bien la “r” es normal en niñ@s menores de 5 años que están aprendiendo a hablar. En la mayoría de los casos, la práctica cotidiana hace que desaparezca este fallo de pronunciación, mientras que otras veces, el defecto no desaparece y puede llegar a ser permanente.

childSi cumplidos los cinco años todavía sigue teniendo mala pronunciación con el fonema “r”, es conveniente consultar con un logopeda.

El niñ@ puede tener rotacismo debido a una causa anatómica, como por ejemplo, tener el frenillo corto o la punta de la lengua reducida; o por una causa funcional, como la dificultad en la vibración o no haber automatizado la articulación.

El rotacismo no se debe a un problema de retraso ni psicológico. El uso prolongado del chupete o la mala pronunciación de alguno de los padres con el fonema “r”puede ser uno de los motivos de la dislasia.

Los tratamientos pueden durar desde semanas a meses, dependiendo de muchos factores, como son la disposición del paciente, el comportamiento de sus familiares o la experiencia del logopeda.

En la edad a la que el niño/a empieza a leer y escribir, el no poder pronunciar correctamente ciertos fonemas trae consecuencias en el aprendizaje de la lectura y de la escritura. Es un trastorno que conviene tratar cuanto antes mejor.

Si no se tomaran medidas, en el futuro podría haber consecuencias, tales como baja autoestima del menor, reclusión o rechazo social, puede empezar a tartamudear o incluso a dejar de pronunciar palabras que contengan este fonema, haciendo aún más dificultosa su comunicación oral.

Artículos Relacionados