En España, era típico que llegada cierta edad, le diéramos una paga semanal a nuestros hijos/as. Cuándo obtienen una paga, algunos niñ@s suelen gastarla, mientras que otros deciden ir ahorrando.

Esta tradicional costumbre se está perdiendo. Según el informe realizado por la plataforma Keepunto (Adolescentes 2013: hacia una correcta formación y autonomía en el consumo),  Raúl de la Cruz, fundador y CEO de esta empresa, nos dice:

“Los adolescentes se financian de manera espontánea y no son conscientes de su gasto. Y tampoco los padres”.

El 62% de los chicos de 12 a 19 años no tienen paga ni mensual ni semanal, y piden dinero a sus padres según les va haciendo falta.

La paga semanal es un tema en el que existe bastante diversidad entre las familias. Hay distintas opiniones sobre si es adecuado que los niños/as tengan una paga semanal para sus gastos, o si por el contrario, lo más conveniente es que cuando necesiten dinero, se lo pidan a los padres.

piggy-bankLa paga semanal no es algo que los padres deban hacer obligatoriamente, sino que se trata de un sistema para enseñar a los pequeñ@s el valor que tienen las cosas.

Si los niños/as reciben una asignación a cambio de nada, podrían entender que es algo natural que se merecen solo por el hecho de ser nuestro hij@. La paga no debe ser algo estático e inamovible, sino que puede cambiar dependiendo de la situación. Es decir, si nuestro hij@ no se porta bien, la paga puede ser retirada o verse disminuida, y los papás y mamás deberán explicar al niño/a los motivos por los que se han tomado estas medidas.

¿Cuándo pueden empezar a recibir una paga? Muchos niños/as reciben su primera paga cuando empiezan a ir al colegio. Un buen momento es cuando aprenden a sumar y restar, lo que les será muy útil para manejar su dinero.

Los padres deben supervisar el dinero que el niño/a obtiene. La cantidad de dinero que recibe debe ser acorde con su edad.

No debemos asociar la paga a la realización de tareas y otras obligaciones rutinarias. Los deberes en casa tienen que estar claros y no asociados a la paga.

Desde el primer momento hay que inculcar al niño/a el ahorro. Los padres deben explicar a su hijo/a que, si ahorra dinero, se podrá comprar aquel juguete que tanto quiere o hacer un bonito regalo a mamá o papá para el día de su cumpleaños. Le ayudará a valorar las cosas que consigue.

Artículos Relacionados