Otitits en niños

La otitis es una inflamación que puede afectar a diferentes partes del oído. Por fuera del tímpano sería una otitis externa y en el interior del oído medio, otitis media aguda.

En la mayoría de las veces, es consecuencia de un resfriado. Es un problema muy frecuente en bebés y niños/as ya que se estima que cerca del 80% de los pequeñ@s la han padecido, al menos, una vez antes de cumplir los 3 años.

close-up-Las bacterias o virus entran hasta el espacio aéreo del oído medio a partir de la garganta y nariz, a través de la Trompa de Eustaquio. Allí, empiezan a multiplicarse produciendo un cúmulo de moco y pus que aumenta la presión en el interior del oído. Esta presión o inflamación de la otitis media es lo que le produce dolor al niño/a.

La irritabilidad, el decaimiento, el llanto, la falta de apetito, las interrupciones del sueño entre otros, puede deberse a un dolor de oídos. Si son más mayores, nos dirán con facilidad lo que les duele, pero si tienen alrededor  de seis meses a un año, tenemos que fijarnos más en el pequeño/a para entender qué le ocurre. Puede que al llorar mueva la cabeza de un lado a otro o que se toque la oreja. Este gesto nos puede dar pistas para sospechar de una otitis.

Normalmente, la otitis empieza a remitir en 48 o 72 horas desde su aparición y suelen estar curadas en una semana, pero son muy dolorosas. En ocasiones, este dolor es muy intenso y por eso es recomendable el uso de analgésicos, como paracetamol o ibuprofeno. También, por normal general, se suele prescribir un antibiótico.

La otitis no es contagiosa, pero los resfriados que la provocan sí lo son. Por eso no deberíamos llevar al niñ@ a la escuela durante los primeros días. Es mejor esperar a que los síntomas del resfriado disminuyan, el oído no duela, no tenga fiebre y ya se encuentre bien.

Artículos Relacionados