Esta iniciativa se ha llevado a cabo en Missouri, EEUU, a través de la organización Humane Society, que ha desarrollado un proyecto denominado The Shelter Buddies Reading Program.

Varios niños y niñas leen cuentos a los perros de un refugio de animales para socializarlos y que aprendan a relajarse cuando tienen gente cerca, ya que al ser perros callejeros tienden a ser más agresivos y menos sociables.

De esta manera, los niños/as ayudan a reducir su ansiedad y los perros empatizan con los pequeños, que mejoran sus habilidades lectoras y aprenden una importante moraleja sobre la responsabilidad y el respeto a otros seres vivos.

Para que un niñ@ pueda participar y ser un “cuentacuentos” tienen que prepararse con un curso que dura 10 horas aproximadamente, en el que aprenden cómo se expresan los perros: si están asustados, enfadados o si les está gustando.

La edad mínima es de 6 años, hasta los 15 años como máximo.

Una vez realizado el curso, los pequeños podrán llevar su libro favorito, o también, en el refugio existe una gran biblioteca con temas de animales para que los ellos puedan elegir un cuento. 

Está previsto que durante este año, se desarrollen más eventos de lecturas de cuentos a perros que viven en refugios.

Artículos Relacionados