La semana pasada estuve de prácticas en la clase de los bebés. Nuestros pequeños/as tienen hasta el año de edad.

En esta clase, lo que he podido llegar a comprobar es que es importantísimo la comunicación con los papás y mamás.

Los pequeños pasan del pecho al biberón. De los cereales sin gluten a los cereales con gluten, del biberón a la cuchara, y hasta llegan a probar sus primeros sólidos. Pasan de estar con su familia a estar con personas desconocidas. Pasan de dormir en la cunita de su cuarto a la cuna de una sala desconocida para ellos/as… Son demasiados cambios que normalmente aceptan sin inconvenientes.

babyPor esto y muchos motivos más, me he dado cuenta que debo transmitir a los padres que estoy ahí para ayudarles. Quiero transmitirles confianza. Además de cuidar a sus hij@s, estamos para ayudarles a desarrollarse correctamente y a que alcancen los objetivos correspondientes a su edad.

Por ello, es importante que nos comuniquen los progresos de los niñ@s en casa. Si no come bien, si no para de llorar, si no duerme el tiempo suficiente, si vamos a añadir alimentos, si vamos a retirarle el chupete…

Con una buena comunicación todo tendrá más probabilidad de éxito. Muchos de los pequeñ@s tienen que pasar muchas horas en la escuela infantil porque los papás y mamás no pueden permitirse reducir sus jornadas o pedir excedencias. Con un buen trabajo en equipo lograremos nuestros objetivos.

babyEl único consejo que os puedo facilitar a los papás y mamás, es que seáis lo más sinceros posibles. No vale de nada que un educador/a trabaje para que coma con cuchara si luego en casa le dais biberón. O que consigamos que coma puré de verduras y luego en casa deis cereales porque no le gusta otra cosa.

De verdad, estamos para ayudar, y las pautas las marcáis vosotros. Es muy satisfactorio para todos que vuestros pequeñ@s logren vuestros objetivos, los que habéis marcado el papá y la mamá. Y nosotr@s estamos para apoyarlos y reforzarlos.

Con esto, solo me queda decir que estoy encantada de dedicar ocho horas a cuidar de estos angelitos y que soy feliz. Que me alegran muchísimo las mañanas y que ojalá pueda finalmente dedicarme a ello.

Artículos Relacionados