La hormona del crecimiento (GH), también llamada hormona somatotropina, es una hormona peptídica que estimula el crecimiento, reproducción celular y la regeneración en humanos y otros animales.

Si se produce en una cantidad insuficiente, el proceso de crecimiento de los huesos se bloquea.

La deficiencia de la hormona del crecimiento puede estar presente al nacer, puede ser el resultado de una afección o una lesión cerebral grave también puede causar deficiencia de esta hormona.

small-childSi no se interviene a tiempo y de forma adecuada, los daños para el desarrollo podrían ser irreversibles.

En la mayoría de los casos, se desconoce la causa de la deficiencia de la hormona del crecimiento.

Se calcula que, de cada 100 niños/as que presentan detención o ralentización del crecimiento por motivos patológicos, sólo tres sufren problemas con la hormona del crecimiento.

El crecimiento lento se puede notar por primera vez en la lactancia, pero normalmente suele verificarse cuándo el niño/a alcanza los 2 – 3 años de edad.

El pronóstico para estos pequeñ@s es positivo. En la actualidad, los tratamientos para la carencia de la GH consisten en la administración de la hormona producida por los laboratorios. El tratamiento con hormona de crecimiento es a largo plazo y a menudo dura varios años. Tienen un porcentaje de éxito muy alto, superior al 95% de los casos tratados.

Sólo debe realizar el tratamiento en caso de necesidad real, es decir, cuando la hormona del crecimiento esté ausente. Un niño/a sano no puede extraer ningún beneficio de su administración, dado que su estatura no se verá modificada por su administración.

Revisa la curva de crecimiento de tu hijo/a con el pediatra en cada consulta, y se aconseja una evaluación por parte de un especialista si existe alguna preocupación certera sobre su tasa de crecimiento.

Por último, existe el lado contrario: que tenga un exceso dela hormona del crecimiento. A esto se le conoce como acromegalia o gigantismo. Descubre más aquí.

Artículos Relacionados